María Bleda y José María Rosa han ganado el Premio Nacional de Fotografía

©®Bleda y Rosa

©®Bleda y Rosa

María Bleda y José María Rosa han ganado el Premio Nacional de Fotografía concedido por el Ministerio de Cultura y dotado con 30.000€. El jurado compuesto por José Jiménez, Consuelo Ciscar, David Balsells, Alberto Martín, Horacio Fernández, Severino Penelas y Manuel Vilariño considera que Bleda y Rosa “representan la renovación de uno de los fundamentos del medio fotográfico, la fotografía documental, a través de una profunda reflexión sobre la relación entre memoria, espacio e imagen. Su lectura, tanto del territorio como de la arquitectura, se ha estructurado con continuidad y coherencia a través de series fotográficas de amplia proyección, como Campos de batalla, Ciudades u Origen”.

Bleda y Rosa empezaron su primer proyecto en 1992, titulado “Campos de fútbol”, al que siguió “Campos de batalla” , “Ciudades” y “Origen”.

–        Campos de fútbol

Supone una mirada a aquellos lugares de nuestra infancia, espacios de juego y ocio que se pueden ver en la carretera a la salida de un pueblo, o entre los edificios de cualquier barrio periférico. Lugares que en su momento tuvieron una fuerte actividad social y que ahora, por razones sociales, económicas, o incluso demográficas, se encuentran abandonados o han visto modificado su uso.

–        Campos de batalla

Significa un acercamiento a lugares marcados por la Historia, espacios en los que cientos de personas se enfrentaron y murieron de forma violenta por un motivo de conquista territorial o de dominio. Lugares míticos que han construido nuestra historia y que ahora se presentan como apacibles campos de cultivo o yermos pedregales.

Cuando a menudo recorres muchos de los lugares donde han ocurrido cosas de tal hechura, es importante tener en cuenta tus sentimientos. En un momento la satisfacción es lo predominante y , el fuerte viento o la suave brisa, el cálido sol o la fina lluvia hacen que formes parte de ese especial entorno. Quizá lo más maravilloso es cuando la mirada hace una escrupulosa descripción y sientes en tu cuerpo lo que aquellas piedras o este árbol han visto pasar.

–        Ciudades

A lo largo de la Historia, la Península Ibérica ha tenido una estrecha relación con numerosas culturas y civilizaciones, suponiendo una gran riqueza cultural y hereditaria. Importantes ciudades que representaban a grandes culturas, se fueron asentando en la península, creando una importante huella física y cultural en la memoria colectiva. Ciudades íberas, celtas, romanas, griegas o fenicias, emblema de sus respectivas culturas hoy desaparecidas y marcadas emotivamente en el recuerdo por mitos y leyendas.
Nos acercamos, a través de ciudades tan importantes como sugerentes, a las gentes que poblaron antiguamente occidente. En definitiva nos acercamos hasta nuestro días, hasta nosotros mismos, herederos de rasgos, actitudes y posiciones ante la vida que han quedado grabados en nuestra memoria más básica y que algún día pertenecieron a otras gentes, a nuestro pasado.

–        Origen

Un recorrido físico por las diferentes teorías de la evolución humana desarrolladas durante los siglos XIX, XX y XXI que han situado el origen del hombre, dependiendo de los hallazgos científicos del momento, en distintos espacios geográficos. Un paseo por los lugares donde en algún momento se situó el primer hombre y por la propia historia de la paleoantropología. El valle de Neander, la sierra de Atapuerca, el lago Turkana, la cueva d’Aragó, el desierto de Yurab o el valle del Rift.
Paisaje, socialización y hábitat. Aspectos ligados a las diferentes especies durante el proceso de hominización nos servirán ahora como punto de partida para el desarrollo teórico y estético de nuestro trabajo.

www.bledayrosa.com