Richard Billingham

El miércoles 8 de septiembre a las 20.00 h.

La Fábrica Galería inaugura la temporada 2010-2011 con obra reciente de Richard Billingham  inédita en España


Untitled (Sin título). Richard Billingham, 2006.

Richard Billingham presenta en La Fábrica Galería 24 obras recientes

En sus nuevas series, el artista británico regresa al tema de las instantáneas familiares, pero retratando esta vez a su hijo Walter y su propio hogar

La muestra también recoge otras imágenes en las que se refleja el interés del artista por el paisaje británico, homenajeando a pintores clásicos como Constable

La exposición se inaugurará el próximo miércoles 8 de septiembre a las 20.00 h. y permanecerá abierta al público hasta el 23 de octubre

. Se trata de imágenes en blanco y negro y en color, en miniatura y en mediana escala. También se recogen imágenes de su propia familia: su bebé, el perro, la casa, que Billingham ha retratado con cámaras de medio formato, cámaras baratas desechables, cámaras panorámicas tanto en alta como en baja resolución. La variedad de formatos provoca una cualidad más fascinante a las obras de la exposición, algunas son majestuosas, otras como piedras preciosas, hay amplitud e intimidad, una generosidad hacia el sujeto y el medio.

Todas estas fotografías, que se exponen por primera vez en España, forman una colección de imágenes de gran belleza que en conjunto muestran que Billingham es un consumado pictorialista, un artista con un asombroso talento para descubrir una nueva belleza y humanidad en el más común de los temas fotográficos.

Richard Billingham estudió Bellas Artes en la University of Sunderland. En 1995 obtiene el Felix H. Man Memorial Prize y en 1997 el Citibank Private Bank Photography Prize. En el 2001 participa en el Artists Work Programme en el IMMA, Dublín, y es finalista del Turner Prize. Sus primeras fotografías, tomadas inicialmente como bocetos o estudios para futuros cuadros, presentan escenas domésticas de sus padres, hermano o mascotas caseras, en un fiel reflejo de una estética de lo cotidiano. Entre el documental y la ficción, entre lo heroico y lo tragicómico, aborda estereotipos sociales y psicológicos propios de la clase obrera británica. Con sus series posteriores, centradas en la horizontalidad del paisaje, natural y urbano, desde Etiopía a Norfolk, o, sobre todo, de su Cradley Heat natal en Daytime, 1997, y Black Country, 2003, presenta una mirada pausada, limpia, donde la inspiración pictórica, entre romántica y tenebrista, se evidencia en composiciones y encuadres.

Anuncios