Eulàlia Valldosera

 

Del 28 de octubre al 4 de diciembre

La Fábrica Galería presenta Dependencia mutua, el último trabajo en fotografía y vídeo de Eulàlia Valldosera


Desvelo (serie: Dependencia Mutua #11), 2010. Impresión glicée en papel de algodón. 121,50 x 175 cm. Eulàlia Valldosera.

Dependencia mutua, el trabajo más reciente de Eulàlia Valldosera, está integrado por una película, un vídeo documental, una animación, una vídeo instalación y un conjunto de fotografías

El trabajo versa sobre las relaciones de poder: el lugar que ocupa el artista dentro del engranaje artístico y los mecanismos de poder que subyacen en el mercado laboral

La primera exposición individual de Eulàlia Valldosera en La Fábrica Galería mostrará su obra más reciente, titulada Dependencia Mutua (2010). La muestra se inaugurará el jueves 28 de noviembre, la clausura tendrá lugar el 4 de diciembre.

En Dependencia Mutua Eulàlia Valldosera recurre por primera vez a la proyección monocanal para elaborar una performance que tiene lugar en el Museo Arqueológico de Nápoles. Ya no vemos a la artista actuando sino a la mujer de la limpieza de su galerista, a quien pidió que limpiara la estatua de un emperador romano. Mediante un lenguaje fílimico exquisito y un tratamiento lumínico audaz, el acto de limpiar deviene trangresión. La artista nos cuenta que una persona subalterna está tocando y mancillando un objeto de culto custodiado en uno de los templos hegemónicos del arte del país vecino.

Realizado y presentado hace escasos meses en la ciudad de Nápoles, este proyecto nace como reacción a su contexto social en el que la artista encontró una cierta resonancia con nuestro país. En su nueva presentación en La Fábrica Galería se expande en una suerte de constelación de obras que gravitan a su alrededor y que transitan diversos medios audiovisuales como la fotografía, el vídeo y la instalación.

Como afirma Valldosera, Dependencia Mutua se está refiriendo “al lugar que ocupa el artista dentro del engranaje artístico, a los mecanismos de poder subyacentes en todo engranaje laboral. Es por ello que acompaño la vídeo performance con un breve documental donde me apropio de la voz de la protagonista cuando dice: “a mí nadie me ha hecho un contrato”.

La limpieza es tema recurrente en su obra, y ahora lo pone en relación con “los fantasmas de la líbido femenina”. Vallodsera afirma que “aunque se nutra del feminismo, mi obra lo evita consciente de que el discurso feminista no puede sustraerse a los efectos de su poder. Sé que mi apuesta es de una tremenda ambigüedad. No separo, no arguyo, no reivindico desde la mirada de género, sino que hablo de cómo los mecanismos del poder se nutren de esta tensión sexual. Me refiero al modo de entender la sexualidad femenina, a través de su capacidad de desvelar y subvertir los roles de poder. O quizás estemos ante la vieja erótica del poder desde un nuevo ángulo”.

La artista
Eulàlia Valldosera (Vilafranca del Penedès, Barcelona, 1963) es reconocida en nuestro país desde hace una década como una de las  figuras generatrices de un modo de hacer que recorre transversalmente todos los medios desde una actitud político-personal crítica respecto a cuestiones de género, producción y contexto expositivo. Sus instalaciones lumínicas y su capacidad de escenificación mediante objetos cotidianos y el uso de la tecnología anticiparon la concepción de la práctica artística como un medio que genera eventos específicos más que objetos finitos y fácilmente archivables por los organismos de poder establecidos. Gran parte de las obras que se pudieron presenciar en su reciente individual en el MNCARS (2009) salieron a la luz en aquellos certámenes internacionales que durante los años 90 dieron comienzo a una nueva forma de presentar el Arte Contemporáneo a nivel global de manos de los primeros comisarios independientes que decidieron trabajar desde la periferia al centro.

Anuncios