Bruno Serralongue

Foc divers

Hasta el 30-01-2011

 

©®BRUNO SERRALONGUE

©®BRUNO SERRALONGUE

Las fotografías de Bruno Serralongue (Châtellerault, 1968) son las de un lector de periódicos que ha decidido comprobar con sus propios ojos la noticia leída. A menudo su procedimiento implica un desplazamiento hasta el punto de origen de la información. Serralongue llega hasta allí sin acreditación de periodista, cargado con una cámara de gran formato y desprovisto de los privilegios de acceso al acontecimiento reservados para los profesionales de la comunicación. Él podría ser un ciudadano cualquiera que desea participar en una esfera pública de escala global, experimentando de forma empírica la posibilidad de llegar al escenario de la noticia.

Los títulos de sus series delatan una preferencia por ese tipo de citas en las que se debaten cuestiones ideológicas a través de foros, cumbres, reuniones, celebraciones y manifestaciones. En 1996, Serralongue asistió al Encuentro Intercontinental por la Humanidad y contra el Neoliberalismo, que tuvo lugar en las montañas del sureste mexicano; también en 1996 acompañó a 5.000 fans del cantante francés Johny Hallyday que viajaron hasta a Las Vegas para verlo en un concierto único; en 1997 fue testimonio de las ceremonias de la restitución de Hong Kong a China y viajó a Cuba para fotografiar el último tributo a Che Guevara en el 30º aniversario de su muerte. En los años siguientes fue a la Expo 2000 de Hannover, a la Cumbre de la Tierra en Johannesburgo, a las Cumbres Mundiales sobre la Sociedad de la Información, que tuvieron lugar en Ginebra (2003) y en Túnez (2005), así como al Foro Social Mundial que se celebró en Bombay en 2004, entre tantos otros acontecimientos. Aunque también podríamos mencionar todas aquellas citas a las que hubiera querido asistir y no pudo, como la inauguración del aeropuerto de Gaza, posteriormente destruido por los bombardeos israelíes, o las celebraciones en la calle que siguieron a la declaración de independencia de Kosovo el 17 de febrero de 2008.

Desde principios de los años noventa, y con series como Les Faits divers, que recoge un conjunto de crónicas de sucesos procedentes de la prensa local francesa, Serralongue parte de textos periodísticos. Las informaciones destiladas por medios como la radio, la televisión e Internet son su fuente. Este es para él un material de primer orden, de manera que su práctica fotográfica deja de ser un encuentro puro, sin filtros ni obstáculos, con la realidad. La segunda parte de la exposición Foc divers incluye el tiraje completo de las 51 fotografías que forman la serie Les Faits divers, producidas y presentadas íntegramente por primera vez en La Virreina Centre de la Imatge.

Entre octubre de 1993 y abril de 1995, Bruno Serralongue leyó una tras otra las crónicas de sucesos publicadas en el periódico Nice-Matin. A partir de las informaciones contenidas en este tipo de noticias, el artista localizaba el lugar de los hechos, se desplazaba hasta allí y plantaba su cámara. Luego, a la hora de hacer el tiraje, añadía al pie de la imagen fragmentos procedentes del texto leído en un principio. En la mayoría de estas vistas no queda ningún rastro del delito, salvo en cuatro de ellas. La ausencia de violencia o drama indica el retraso con el que el artista llega al escenario de la crónica. Visto desde un punto de vista convencional, Serralongue actúa como un informador incompetente que transforma el lugar del drama en una postal vacía y coloreada. Pero la serie dará pie a la constitución de un método sólido que lo situará en una particular economía de acceso al acontecimiento. Digamos que el artista hace lo que puede con los medios de los que dispone. Con el tiempo, el alcance regional de esta serie dará lugar a otros trabajos en los que Serralongue cubre, con un método similar, acontecimientos de carácter global.

Así es como las fotografías de Serralongue se convierten en indicadores de una serie de restricciones que, a pesar de todo, constituyen la base para una contrainformación. Dos vídeos del artista californiano John Baldessari (National City, 1931), que se presentan al final del recorrido, ilustran lo que podría llamarse la posición de un lector de periódicos. Ambas piezas, de 1973, están protagonizadas por Ed Henderson, un amigo del artista. En el primer video, El significado de varias fotos de prensa según Ed Henderson-1, el artista presenta fotografías de prensa descontextualizadas, separadas de la página donde aparecieron publicadas. Observando estas imágenes, Henderson tiene que decir cuándo, dónde y por qué se han hecho e incluso adivinar si han sido manipuladas. El ejercicio obliga a un esfuerzo de imaginación que falsea el sentido original de las fotos.

En el segundo vídeo, El significado de varias fotos según Ed Henderson-2, Baldessari también muestra imágenes fuera de contexto a Henderson, sin ofrecerle información adicional alguna. A continuación le pide que explique lo que está viendo. Le obliga así a interpretar la imagen y a hacer hipótesis sobre su significado. Henderson acaba especulando sobre la realidad mostrada en un proceso que pone en duda la objetividad de la fotografía. Estos videos, de la misma manera que las fotografías de Bruno Serralongue, incitan a pensar críticamente el papel de la imágenes que circulan por los medios de comunicación. Pero también nos recuerdan que, a pesar de ser imágenes de actualidad, pueden ser integradas en un discurso más propio de la historia del arte y ser, a fin de cuentas, tratadas como imágenes que disfrutan de cierta autonomía estética.

La exposición Foc divers ha sido coproducida por el Jeu de Paume (París) y La Virreina Centre de la Imatge.
El tiraje completo de la serie Les Faits divers ha sido producido por La Virreina Centre de la Imatge. Cortesía del artista y Air de Paris (París).

Palau de la Virreina – La Rambla, 99 Barcelona

Anuncios