Consonancias, disonancias (una inmersión en lo emergente) es una muestra que se desarrolla en base a opuestos, unos opuestos que terminan sacando a colación muchos de los ámbitos temáticos, formales y conceptuales de la más interesante fotografía novel que se realiza hoy en día. Ésa es la tesis que humildemente plantea esta exposición, reflexionar sobre cómo leer e interpretar mejor a la fotografía contemporánea y hacerlo identificando algunas de sus claves más habituales. Los cuatro artistas seleccionados no representan ni por asomo al amplio panorama de creación fotográfica actual, ni siquiera a sus más principales vías de expresión. Sería ingenuo pretenderlo.

Pero qué duda cabe que si nos adentramos en el estudio detallado de lo que mueve la inspiración, las motivaciones, las intenciones, los puntos de vista, las temáticas, los argumentos, los estilos, los métodos y los lenguajes de estos cuatro jóvenes, nos estaremos sumergiendo en un rico mapa de intereses comunes presente en la obra de muchos de los autores que están empezando a señalarse en la fotografía actual.

Una española, dos argentinos y un italiano configuran el listado de autores/as de esta muestra en la que se pueden ver cuatro proyectos individuales (uno por cada planta de las que consta la galería) pero que, curiosamente, de alguna manera también se interrelacionan creando el pequeño juego de opuestos dos a dos (coincidencias y disidencias dobles) que vamos a ver a continuación (aunque no siempre con las mismas parejas enfrentadas).
Dos autoras, dos autores, dos constructores de sus escenas y fotografías (constructoras, mejor dicho) dos documentalistas natos, dos sucios jugando con una estética feísta, dos limpias hasta el preciosismo, dos contemplativos, dos voyeuristas compulsivos, dos paisajistas, dos retratistas, dos reporteros, dos artistas, dos obsesivos, dos (elegantemente) distantes, dos endógenos (autoidentitarios), dos exógenos, dos intuitivos, dos metódicas,… incluso hay un opuesto puramente anecdótico pero que nos permite participar en este juego de enfrentamientos dos a dos desde una posición marcada por el puro azar: dos cordobeses (aunque una andaluza y el otro argentino) dos no cordobeses. Simple anécdota perfecta (¿por qué no?) para contribuir al juego poético que busca este ensayo.

Jesús Micó

Galería Cero (EFTI)

Anuncios