En el Laberinto
Àngels Ribé 1969-1984
15 julio – 23 octubre 2011
Exposición comisariada por Teresa Grandas
©®Àngels Ribé

©®Àngels Ribé

La exposición de Àngels Ribé (Barcelona, 1943) que presenta el MACBA abarca un periodo de su trabajo comprendido entre 1969 y 1984. En este periodo, la función asociativa o simbólica del arte se renegocia: la obra de arte deja de ser un ente autónomo tal y como había sido concebida por la tradición moderna, y su significado depende ya del intercambio con el espectador; así, desvela la ambigüedad y la multiplicidad de referencias y lecturas que son parte intrínseca de la misma. Àngels Ribé inicia su actividad artística dentro de estos parámetros, y consolida un lenguaje propio que tiene continuidad hasta hoy a través de distintos soportes y medios.

En 1969 Ribé se traslada a París, donde empieza a desarrollar su interés por el arte. Pronto centrará su atención en la desenfatización del objeto, con acciones en las que la inclusión de elementos y materiales en la naturaleza, el trabajo sobre el espacio, la presencia de su propio cuerpo o el del espectador como elementos narrativos y la integración de las formas geométricas constituyen una parte fundamental de su discurso. Algunos de los trabajos de Àngels Ribé juegan con la descontextualización y se caracterizan por el uso de materiales poco convencionales como la espuma, el agua, la luz y la sombra. También es importante su interés por el hallazgo fortuito de elementos y por lo efímero, así como su voluntad de potenciar las posibilidades narrativas del entorno.

Durante la década de los setenta Ribé viaja a Chicago y unos meses después se instala en Nueva York, donde vivirá hasta 1980. En esta época, Ribé aborda el ámbito de la performance y la instalación. En la performance ya no se busca investir el objeto de entidad artística, sino que es la presencia tanto de la artista como del espectador lo que incorpora un factor de subjetividad en el desarrollo de una acción en un espacio y un tiempo delimitados. Se trata de desplazar la producción de sentido del objeto artístico hacia la experiencia, un proceso de desobjetualización del arte. Otros trabajos le permitirán enriquecer matices y tratar el tema de la intervención del inconsciente y la subjetividad en la percepción, incorporar aspectos coyunturales y el análisis del contrasentido de la información, y también aspectos relacionados con su condici&oacu te;n de mujer y su bagaje personal.

La exposición, que también presenta una selección de dibujos inéditos ejecutados en 1984, se complementa con un catálogo en el que se incluyen textos de Teresa Grandas, Antoni Llena, Bartomeu Marí y Abigail Solomon-Godeau.

En el Laberinto
Àngels Ribé 1969-1984
15 julio – 23 octubre 2011
Exposición comisariada por Teresa Grandas

La exposición de Àngels Ribé (Barcelona, 1943) que presenta el MACBA abarca un periodo de su trabajo comprendido entre 1969 y 1984. En este periodo, la función asociativa o simbólica del arte se renegocia: la obra de arte deja de ser un ente autónomo tal y como había sido concebida por la tradición moderna, y su significado depende ya del intercambio con el espectador; así, desvela la ambigüedad y la multiplicidad de referencias y lecturas que son parte intrínseca de la misma. Àngels Ribé inicia su actividad artística dentro de estos parámetros, y consolida un lenguaje propio que tiene continuidad hasta hoy a través de distintos soportes y medios.

En 1969 Ribé se traslada a París, donde empieza a desarrollar su interés por el arte. Pronto centrará su atención en la desenfatización del objeto, con acciones en las que la inclusión de elementos y materiales en la naturaleza, el trabajo sobre el espacio, la presencia de su propio cuerpo o el del espectador como elementos narrativos y la integración de las formas geométricas constituyen una parte fundamental de su discurso. Algunos de los trabajos de Àngels Ribé juegan con la descontextualización y se caracterizan por el uso de materiales poco convencionales como la espuma, el agua, la luz y la sombra. También es importante su interés por el hallazgo fortuito de elementos y por lo efímero, así como su voluntad de potenciar las posibilidades narrativas del entorno.

Durante la década de los setenta Ribé viaja a Chicago y unos meses después se instala en Nueva York, donde vivirá hasta 1980. En esta época, Ribé aborda el ámbito de la performance y la instalación. En la performance ya no se busca investir el objeto de entidad artística, sino que es la presencia tanto de la artista como del espectador lo que incorpora un factor de subjetividad en el desarrollo de una acción en un espacio y un tiempo delimitados. Se trata de desplazar la producción de sentido del objeto artístico hacia la experiencia, un proceso de desobjetualización del arte. Otros trabajos le permitirán enriquecer matices y tratar el tema de la intervención del inconsciente y la subjetividad en la percepción, incorporar aspectos coyunturales y el análisis del contrasentido de la información, y también aspectos relacionados con su condici&oacu te;n de mujer y su bagaje personal.

La exposición, que también presenta una selección de dibujos inéditos ejecutados en 1984, se complementa con un catálogo en el que se incluyen textos de Teresa Grandas, Antoni Llena, Bartomeu Marí y Abigail Solomon-Godeau,

Anuncios